Desafío Valgrande-Pajares, primera edición.

Fuente: La Voz de Asturias.

Fotografías: Desafío Valgrande-Pajares (más información, fotos y vídeos).

Los inicios de cualquier prueba siempre son duros, y en el caso del Desafío Valgrande no era nada fácil el reto al programar dos pruebas (carretera y BTT) en el mismo día. Pero la primera edición resultó un éxito y en los próximos años, con la experiencia acumulada en esta edición y el boca a boca de los participantes, acabará por convertirse en un referente del cicloturismo en España. Una prueba de la que LA VOZ DE ASTURIAS es diario oficial.


Más de 350 corredores tomaron la salida en la Estación de Montaña y Deportiva de Valgrande Pajares. En esos momentos la temperatura era fresca (unos siete grados), lo que obligó a los participantes a llevar ropa de abrigo. Pero con el paso de los kilómetros el sol se fue abriendo camino entre las nubes para dar una mañana ideal para la práctica del ciclismo.

Mucha dureza Todos los participantes coincidían en meta al señalar que la prueba había sido muy dura. En carretera se superaban los 3.100 metros de desnivel en los 158 kilómetros de recorrido, mientras que en BTT eran más de 3.400 metros de desnivel acumulado con los que llegaron a meta tras los 64 kilómetros de que constaba la prueba.


Su situación en el calendario, a una semana de la Quebrantahuesos, el punto clave en el calendario cicloturista español, hizo que algunos corredores se tomasen la prueba como un test para la prueba oscense. Ese fue el caso de los dos corredores que realizaron el recorrido en menos tiempo, los bilbaínos Rafael Pérez y Jon Pena. “Hemos venido a probarnos y nos hemos entregado para hacer las mejores subidas posibles”, relató Pena una vez cruzada la línea de meta tras más de cinco horas de pedaleo. Ambos entraron de la mano, algo que era especial al ser “amigos, ambos trabajamos y hacemos esto por hobby”.

Junto a ellos tomaron la salida el segundo clasificado de la pasada Vuelta a España, Ezequiel Mosquera (Vacansoleil), o el compañero de equipo de Contador en el Saxo Bank Dani Navarro, que aprovecharon para realizar su entrenamiento del día en compañía y por unos paisajes no habituales para ellos y muy atractivos. Los primeros kilómetros trasncurrieron por la provincia de León, de la que es originario el organizador del Desafío, Javier Pascual. La entrada a Asturias se realizó por Ventana, tras cuya bajada venía la parte más dura de la prueba con las ascensiones a La Cobertoria y Pajares. “Es una prueba muy dura, con dos partes del recorrido muy diferenciadas, una primera parte por León en altitud con buenas vistas y una parte asturiana más dura con Cobertoria y Pajares”, comentó Rafael Pérez.

Ezequiel Mosquera ve un recorrido que no desentonaría en una Vuelta a España y en el que “se harían diferencias”, aseguró el ciclista gallego. Mosquera pudo realizar un buen entrenamiento porque, además del duro trazado por el que transcurrió la prueba, “hemos ido fuerte desde el principio a un ritmo al que se puede entrenar”. Un recorrido “muy bonito” y cuya gran dureza cree que es “un reclamo” para los cicloturistas”.

Además de los dos ciclistas profesionales, tomaron la salida Chechu Rubiera y el piragüista Manuel Busto. Por su parte en la prueba de BTT fueron de la partida la montañera Rosa Fernández y el ex corredor Manuel Beltrán, que logró el mejor tiempo en meta con 4.50 horas, a una media de 13 kilómetros por hora. El jienense aseguró en meta que la de ayer fue la prueba más dura en la que había participado, “no he corrido ninguna carrera que supere los 3.000 metros de desnivel” y además recordó que había una dureza añadida con “el barro, que es algo que te exige más”. Una dureza que reconoce que es “lo que nos gusta a los que damos pedales, plantearnos retos e intentar superarlos, a mí me ha encantado el circuito”. Beltrán augura un futuro “largo y sonado” para el Desafío Valgrande Pajares.

La ovetense Sara García fue la mejor de las féminas en BTT y reconocía llegar “echa polvo” a la meta, sobre todo porque “había muchos tramos en los que había que ir a pie, lo que rompe mucho el ritmo”.


Todo estaba previsto a la llegada de los corredores: avituallamiento líquido, camillas de masaje y comedor. Aquellos para los que la prueba fue demasiado dura tuvieron a su disposición coches y furgonetas que les llevaron hacia la estación.

Y también fue una gran jornada para los acompañantes que disfrutaron de una visita guiada por el entorno de la estación, además de una degustación de sidra y de ternera asturiana.

El Desafío 2011 llegó a su fin. Toca preparar la próxima edición.

Información adicional:

Los Voluntarios de Lena han formado parte del operativo de seguridad de la prueba en la modalidad BTT. Damos fé de la dureza de la competición, con recorridos a la par extremos y bellos, gracias a que el buen tiempo acompañó a los participantes por los hermosos valles de Lena. Saldándose la jornada sin ninguna incidencia.

Para la cobertura, los Voluntarios de Lena contamos con, además de la equipación y vehículos habituales, varios quads para hacer seguimiento in situ por el recorrido en la alta montaña y que nos permitiera una rápida movilidad total por el mismo.

Queremos destacar la profesionalidad de todos los integrantes de la organización, así como el enorme esfuerzo y arrojo de todos los participantes de esta primera edición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s