¿No debería ser bien recibida la actitud de velar por la seguridad vial?

Pues parece ser que, contradictoriamente, no. En estos días están circulando artículos en diversos medios relacionados con la seguridad vial y con el mundo del motor, además de prensa generalista, en los que se hacen eco de la “declaración de inutilidad” de un Guardia Civil de Tráfico, Juan Carlos Toribio.

Pasamos a reproducir el artículo publicado en la revista Fórmula Moto, donde explican el caso detenidamente.

Por nuestra parte, sin disponer de más datos, nos quedamos perplejos ante tales hechos. Entendemos que todo esfuerzo encaminado a reducir los accidentes de tráfico y a minimizar los daños por los mismos, ha de primar por encima de todo.

Juan Carlos Toribio

Información actualizada [09/05/2013]

“Ahora no estoy dispuesto a callarme”.

Fuente: Soy Motero.

Juan Carlos, cuéntanos cómo fue el “despido”
«La Guardia Civil me ha abierto un expediente por pérdida de condiciones psicofísicas por inaceptación a Cuerpo, el expediente lo tenían parado y sin notificarme la resolución final. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid saca una resolución donde se comprueba que me da la razón en cuanto a que los Guardias Civiles sí pueden participar en organizaciones sociales sin ánimo de lucro, incluso en cargos directivos. A los pocos días (el 26 de abril) me notifican mi pérdida absoluta de condiciones para el servicio, y además lo hacen con adjetivo calificativo muy concreto: “inútil”. Me hubiera gustado que se lo hubieran ahorrado, pero está ahí, y lo han hecho para hacer daño. Al principio sí hace daño, luego te das cuenta de que tienes que seguir siendo un inútil, y decides que vas a seguir siendo un inútil».

¿Es recurrible?
«Sí. Hay un recurso que se puede hacer pero que no serviría para absolutamente nada. También otro en el Tribunal Superior de Justicia donde sí podría existir alguna posibilidad de que llegara a buen término. Aún no sabemos qué línea vamos a seguir en nuestra estrategia, si intentamos que me reincorpore al Cuerpo implicaría que tendrían que reconocer el acoso laboral constante al que he sido sometido antes de trabajar en organizaciones sociales y después».

¿Te han despedido por luchar por defender a los ciudadanos contra los peligros en las carreteras?
«Sí. Yo ya he caído, es un efecto colateral de una lucha. Es una parte normal en cualquier tipo de lucha. Pero que yo haya caído no es representativo para saber si vamos a ganar o no, estoy convencido de que esta lucha la ganamos, pero la ganamos todos. Es una lucha por los derechos, por la dignidad, por que se respete la Constitución, por que no haya discriminación hacia los motoristas ni en activa ni en pasiva. La discriminación empieza desde el momento que te están poniendo una barrera de seguridad metálica que está comprobado que mata a un grupo determinado de usuarios como motoristas y ciclistas. Además por omisión, por que una vez se realiza la acción de colocar la barrera se omite el protegerla debidamente».

¿Qué le dirías a los moteros para que se unan a esa lucha?
«Juan Carlos Toribio es uno más que está en la lucha, que intenta hacer las cosas lo mejor posible. Queremos el mundo de la moto como lo queremos, porque somos tremendamente emocionales y románticos, por muy duros y aventureros que nos vean, eso es mentira. Y eso nos convierte en un grupo o colectivo social especial. Yo he llevado la lucha hasta prácticamente las últimas consecuencias. Sé que después de esto hay futuro. Mi futuro desde pequeño era el mundo de la moto, yo me metí a Guardia Civil porque había motos, si no las hubiera habido me hubiera metido a Médicos sin Fronteras, pero con moto».

¿Por fin eres libre para decir lo que quieras?
«Yo me he liberalizado, hay cosas que ahora sí puedo decir y antes obviamente me tenía que callar por cuestiones especiales. Ahora no estoy dispuesto a callarme, por tanto la Administración tiene un grave problema: o se pone las pilas con su obligación para con el ciudadano o que recuerde que yo la conozco por dentro».

¿Qué les dirías a tus superiores?
«Ahora puedo decir a mis superiores que me tenían harto ya que yo denunciaba el mal estado de las carreteras y ellos me decían que como guardia civil no lo denunciara, que en todo caso hiciéramos un informe. Ese informe se iba con toda seguridad a la papelera. No servía absolutamente para nada».

¿Puedes comentar algún caso especialmente grave?
«Por ejemplo un cambio de rasante en una carretera que durante 17 años ha estado cobrándose víctimas mortales ¡y no lo señalizaban! Era tan fácil como poner dos señales de tráfico y nada. Lo siento mucho pero ellos me obligaron a intervenir como ciudadano no como guardia civil. Obedecí mis órdenes como agente de la Guardia Civil, dejé de denunciar como guardia civil y salté a la palestra a denunciar como ciudadano, ¿no les ha gustado? Lo siento señores, hagan las cosas bien, respeten la Constitución, respeten el marco jurídico de este país y por encima de todo respeten al ciudadano».

Después de todo, ¿te quedan ganas de volver?
«Mi sangre es verde. Soy hijo del Cuerpo, nací para servir y soy guardia civil en el alma, no me lo pueden cambiar. Ser guardia civil para mi y para muchos de nosotros es entregarnos a los demás, yo nací para hacerlo».

En caso de que no te acepten podrías ganarte muy bien la vida con todas las cosas que venías haciendo como instructor de conductores, seguridad vial, etc…
«Eso para mí no es un trabajo, es algo que hago por que me siento en la obligación personal de hacerlo. Empezar a cobrar por ello lo cambiaría todo».

¿Qué tienes previsto hacer ahora?
«Seguiré en el mundo de la moto y seguiré luchando, pero debemos unirnos y trabajar desde la unión. Y además hacerlo bien, con un plan estratégico para la acción. Ahora en la Asociación Mutua Motera tenemos un plan estratégico que queremos que salga ya, al menos los primeros pasos, y que se empiece a apoyar firmemente».

Artículo inicial [29/04/2013]

Juan Carlos Toribio, fuera de la Guardia Civil.

Fuente: Fórmula Moto.

El Director del Departamento de Seguridad Vial de la Asociación Mutua Motera y colaborador de Fórmula Moto, Juan Carlos Toribio, ha sido informado por parte de la Guardia Civil, para la que trabajaba desde hace más de 30 años, de su despido por considerar “inútil” su trabajo, según el Ministerio de Defensa.

Hace escasos días os anunciábamos que el Tribunal Superior de Justicia se había puesto, de nuevo, a favor de Juan Carlos Toribio y había reconocido la compatibilidad de nuestro colaborador como Director del Departamento de Seguridad Vial de la Asociación Mutua Motera y su trabajo como Guardia Civil.

Hoy, y sin previo aviso, la noticia es que Juan Carlos Toribio ha sido cesado de sus labores en la Guardia Civil de Tráfico. Parece que el trabajo de Toribio en favor de la seguridad del colectivo motorista supone un incordio para la Benemérita que ha notificado esta semana este cese tan sorprendente como indignante.

¿Quién es Juan Carlos Toribio?

Especialista en Circulación y Tráfico de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, en «Educación vial», cargo del que hoy ha sido cesado, y titulado como Perito Judicial en Investigación de Accidentes de Tráfico, Juan Carlos Toribio es nuestro colaborador más implicado con todo lo referente al siempre delicado mundo de la seguridad. Su profesión es Guardia Civil desde hace más de 25 años y aunque está especializado para ejercer sus funciones en otras unidades, es en la Agrupación de Tráfico donde ha permanecido la mayor parte de su vida profesional. Auténtico autodidacta, en su currículum encontramos más de 40 titulaciones de diferentes materias.

Durante su actividad profesional, ha sido felicitado por sus acciones en más de 40 ocasiones, se encuentra en posesión de la Cruz al Mérito de la Guardia Civil por sus trabajos relacionados con la seguridad vial, además de la Cruz al Mérito Militar con distintivo blanco, Cruz a la Constancia y Medalla Misiones de Paz. En 2007 le fue entregada la «medalla al Honor» de la Asociación Española de la Carretera, como reconocimiento a sus notables esfuerzos en pro de la mejora de las carreteras. Este mérito le fue otorgado especialmente por sus actividades docentes y formativas como voluntario de Cruz Roja (por ejemplo, en la sección de apoyo psicosocial a las víctimas, donde dirige una especial intención en la formación de socorristas en atención a las víctimas de accidentes de tráfico).

Su denuncia constante de la responsabilidad de la administración en el mantenimiento de carreteras le ha supuesto la apertura de varios expedientes y ha sido sancionado en diferentes ocasiones. Actualmente es Director del Departamento de Seguridad Vial de la Asociación Mutua Motera, del Instituto de Seguridad Vial del Motociclista y de la Escuela Nacional de Conducción de Motocicletas.

Su faceta como motorista no profesional ha pasado por recorrer concentraciones de motociclistas como Elefantes, Estela Alpina y Pingüinos, entre más de 80 eventos y ha participado como piloto en Rallyes de Regularidad, resistencia de clásicas y supermotard. Por otro lado, ha sido piloto de pruebas en la revista «Moteros».

Juan Carlos ha prestado su colaboración en las mesas de trabajo de la Dirección General de Tráfico (GT52 para la seguridad vial de los motociclistas), Servei Catalá de Transit (GT seguridad vial de los motociclistas), Dirección General de Carreteras de la Comunidad Autónoma de Madrid, Dirección General de Carreteras de la Comunidad Autónoma de Aragón, Dirección General de Carreteras de la Generalitat de Catalunya, Ayuntamiento de Madrid y Grupo para el desarrollo de la Norma UNE 135.900 (Asociación Española de la Carretera), entre otras acciones.

Nuestro colaborador ha publicado diferentes libros como «Necesidades y demandas básicas en la investigación de accidentes de tráfico a principios del siglo XXI» (año 2005), y ha participado como ponente o docente en congresos, seminarios, jornadas, cursos sobre seguridad vial en todo el ámbito nacional, especialmente en el entorno universitario, tratando diferentes temas de especial interés, al margen de multitud de actividades en organizaciones y asociaciones siempre dedicadas a la seguridad vial (como el proyecto «Pacto social contra la droga»), con las que colabora en su tiempo libre y sin ánimo de lucro.

A continuación os reproducimos el comunicado oficial de la AMM, Asociacón Mutua Motera, en el que se dan todos los detalles argumentados por el Ministerio de Defensa y la Guardia Civil para el cese de Juan Carlos Toribio.

COMUNICADO AMM

“Juan Carlos Toribio es un funcionario que ha sido condecorado y/o felicitado en más de 60 ocasiones por su valor y labor ejemplar en el desempeño de sus funciones, ha superado las más difíciles pruebas a las que se puede someter a un Guardia Civil, como las del Grupo Antiterrorista Rural (GAR); ha superado los test psicotécnicos de acceso a la Unidad Especial de Intervención (U.E.I.), de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil o de Especialista Fiscal; ha estado destinado en zona de combate en la guerra de los Balcanes (donde realizó misiones especiales por las que también recibió felicitaciones oficiales); ha estado en zona de alto riesgo en los peores años del terrorismo de ETA; ha ejercicio como representante de la Guardia Civil en multitud de actos y conferencias de Seguridad Vial; es Perito Judicial en Accidentes de Tráfico; ha recibido la medalla al Mérito de la Guardia Civil, la medalla de Honor de la Asociación Española de la Carretera y multitud de condecoraciones más que no son más que una muestra del descomunal trabajo que ha hecho Juan Carlos por los ciudadanos de este país y del mundo.

Y esto solo son algunos ejemplos de reconocimientos oficiales, si detalláramos la totalidad de reconocimientos tanto oficiales como de organizaciones no gubernamentales, la lista ocuparía varias páginas.

Resulta sorprendente que en los tiempos que corren, en los que más que nunca si cabe, hacen falta los mejores funcionarios y profesionales del país para sacarnos de la crisis y conseguir que el Estado funcione, el Ministerio de Defensa se permita el lujo de prescindir de uno de los mejores, sencillamente porque resulta incómodo.

No debemos olvidar que el origen de todo está en que Juan Carlos Toribio, conocedor de la realidad, como tantos otros Guardias Civiles que ven y sufren lo que pasa cada día en la carretera, ha tenido el atrevimiento de denunciar públicamente esta situación.

Juan Carlos ha padecido multitud de expedientes disciplinarios por denunciar el mal estado de la carretera, tanto como Guardia Civil, como en sus labores de voluntario de la Asociación Mutua Motera.

Se le prohibió, entre otras cosas, trabajar de forma altruista como voluntario en la AMM en cualquier función que tuviera relación con la Seguridad Vial, expedientes que uno a uno han sido rechazados por los Tribunales, hasta que por fin el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en sentencia firme, y por tanto no recurrible, ha dado la razón tanto a Juan Carlos como a la AMM, y ha autorizado la compatibilidad de su trabajo como Guardia Civil, con las labores de voluntariado en materia de seguridad vial en la AMM.

Curiosamente nunca se le prohibió pertenecer a la Cruz Roja, de la que es miembro desde hace más de 20 años y donde ha realizado actividades relacionadas con la Seguridad Vial, tampoco se le prohibió ejercer la docencia en el área de “Apoyo Psicosocial a Víctimas”, ni pertenecer a los “Equipos de Respuesta Inmediata (ERIE)”, ambos de la Cruz Roja; tampoco le han prohibido colaborar como voluntario en la Asociación Sabina Blanca de lucha contra la droga, ni en el desarrollo del proyecto “Pacto Social contra la Droga” de dicha organización.

Parece que donde no se denuncian las ilegalidades que se producen en la carretera por las propias Administraciones, donde no se exige la responsabilidad personal de los cargos públicos, ahí, no existen incompatibilidades?

Resulta sorprendente que alguien con semejante currículum pueda ser declarado “inútil”, sí, con este término se expulsa a Juan Carlos Toribio de la Guardia Civil. Un término que, aunque venga recogido en la legislación, resulta a todas luces anacrónico, más propio de tiempos caudillistas, y sobre todo, absurdo, aplicado a un funcionario que durante toda su vida ha demostrado justo lo contrario.

Resulta verdaderamente paradójico que un técnico que en los últimos años, en sus labores de voluntario de la AMM, ha asesorado a todo tipo de Administraciones en el desarrollo de normativa tanto estatal como autonómica y local de seguridad vial, que ha participado activamente en grupos de trabajo claves, como el GT 52 del Consejo Superior de Seguridad Vial, para el desarrollo de planes de seguridad vial para motos que han conseguido reducir en más de un 50 % el número de víctimas mortales en los últimos 5 años, o que ha diseñado y desarrollado equipos de técnicos que han ayudado a Administraciones punteras en materia de seguridad vial a reducir la siniestralidad, sin embargo para el Ministerio de Defensa, y concretamente para la Guardia Civil de Tráfico, resulta que es “inútil” y por tal motivo se le incapacita de forma total y definitiva para el ejercicio de su trabajo como agente de la Guardia Civil de Tráfico.

Señores de las altas esferas, no sé si se han dado cuenta, pero si esto es ser inútil, España necesita miles de inútiles como Juan Carlos. Es más, si esto es ser inútil, yo quiero ser inútil y tener el “privilegio” de que me declaren como tal.

Desde la Asociación Mutua Motera, como organización de ciudadanos de este país, no podemos más que lamentar la pérdida que la marcha de un funcionario público como Juan Carlos, supone para toda la sociedad.

Esta “expulsión” es una muestra más de la decadencia en que está sumido nuestro país. Donde lo importante de un funcionario público para la Administración de la que depende, no es su valía personal o profesional, sino su obediencia, sometimiento y su silencio ante la injusticia de quien debería defendernos y protegernos.

Desde estas líneas manifestamos nuestra más absoluta repulsa a la expulsión de Juan Carlos de la Guardia Civil, a la actitud que han ejercido sobre él en los últimos años y al lenguaje denigrante y añojo utilizado para justificar su injustificable incapacitación.

Los moteros que integramos la Asociación Mutua Motera, mostramos nuestro total y absoluto apoyo al funcionario, compañero y amigo Juan Carlos Toribio Ramos.”

Pocos minutos después de hacerse oficial la noticia se ha creado un grupo de apoyo a Juan Carlos Toribio donde se recogen firmas para su readmisión en la Guardia Civil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s